La denuncia sin eco

 

Tras disfrutar del Rally Isla de Tenerife en Arico, subir al Teide completaría un sábado productivo. No sólo por dar un ameno paseo por las reliquias paisajísticas que nos ofrece este Patrimonio de la Humanidad. Quería comprobar que los responsables del Parque habían actuado con profesionalidad. Quería comprobar la desaparición de dicho vertedero. Llámalo ojo periodístico o intuición. Al fin y al cabo sabía que esta entrada nacería. Nacería por la ignorancia. Un visto y no visto. Una noticia que, a pesar de acaparar varias portadas de periódicos, la olvidamos. La olvidamos y no nos paramos a pensar en ella. Igual de olvidados están los enseres que quedan en la ruta nº16 del Sanatorio. Pero que hoy me atrevo a devolver a la res pública.

Caminamos de veinte minutos a media hora hasta dar con las llamadas Casas del Sanatorio. Un conjunto de edificaciones dentro del corazón del grandioso núcleo de Tenerife. A la derecha, parece que estas viviendas están abandonadas. Investigando e investigando, encontramos un cuarto con una puerta de metal verde. Estaba cerrada por un conjunto de rocas. Solo un filo de luz nos permite comprobar que dentro hay un montón de residuos. Lo que nos hizo pensar que solo era la punta del iceberg. Tras caminar al lado de las limitaciones del terreno, nos sorprende algo no tan sorprendente. Estaba ahí. La réplica eco no hizo eco.

A mi me duele. Me duele que muchos senderistas tengamos que ver estas atrocidades. Y aguantar con ellas. Porque parece que los organismos aunque digan que sí, que de veras se preocupan por ello; no actúan con responsabilidad. Las denuncias públicas parecen no afectar a las personas competentes en  esta materia medioambiental. Ni a las principales instituciones. Ni incluso a muchos lectores, isleños como nosotros. En las primeras noticias que informaban del tema se dijo que no se podía hacer nada, que las casas eran de propiedad privada, de dudosa propiedad privada. Y lo que no me quedo claro fue: ¿hace falta demoler moradas para recoger los desechos? No creo que nadie demande su retirada. Se toman medidas como multas pero no se adoptan otras como la recogida, que NO CUESTA NADA.

Pero a mi si me afecta. Y no estoy sola. Hay miles de tinerfeños que disfrutamos de lo que nos ofrece la Isla. Y miles de turistas también. Fuera del ocio capitalista al que nos han acostumbrado. Fuera del argumento “eso es solo un trozo de plástico” o “por una botella no contaminamos nada”.  A parte de la CONTAMINACIÓN, dentro está el EGOÍSMO. ¿Porque no te guste caminar, vislumbrar nuevos rincones, tienes que molestarnos a los que si? A parte de reliquias, continúa la basura. Continúa el egoísmo contaminante afectando al caminante.

 

Un vertedero ilegal en pleno Parque Nacional

vertedero-ilegal-en-el-teide
Fuente: El Día

 

Hoy, el periódico tinerfeño El Día se ha echo de una llamada de S.O.S. de un senderista que solía transitar el sendero número 16 del Parque Nacional. Raúl Sánchez, periodista del medio local, explicó que las cosas allá arriba no se están haciendo del todo bien. Una parcela de este Patrimonio de la Humanidad, célula viva en las entrañas de nosotros, los tinerfeños; ha sido usada a modo vertedero. Es para alertarse. la cantidad de enseres, plásticos, papel y demás familiares que acertó el año pasado era mucho menor que la encontrada nueve meses después.

Las Casas del Sanatorio, edificadas desde el siglo XX, son partícipes de este delito paisajístico. No encuentro otro adjetivo para calificarlo. Delito. Muchos de nosotros amamos nuestra tierra, nuestros senderos, nuestro Teide. Lamentable. Así es como se define este tipo de acciones que no las produce el viento. Los “humanos”. Ese ser que, a veces, no valora lo que tiene hasta que lo pierde. La noticia nos aporta el testimonio del director del Parque, Manuel Durbán. Se lo piensa dos veces. ¿La basura o proteger lo que legalmente se ha de proteger? La Opinión de Tenerife, el 22 de febrero de 2015, publica “El sanatorio fantasma del Teide”. Vuelve a intervenir el responsable en el terreno. E igual que ese “vertedero” hace un año que sigue en el mismo lugar, la situación en cuanto a la expropiación o demolición de esta zona permanece en el aire.

Ergo nos arriesgamos a tantas cosas. Nos arriesgamos a un “no disfrutar de uno de los atractivos de la Isla”. Un “no” de la inversión turística  quien nos ayuda a tener una mejor calidad en los equipamientos -recordemos que es un imprescindible de la economía regional-. A reconocimientos internacionales. Será el “no” al espectacular camino que nos abre el pico más alto de España.

Enlace a la noticia: Denuncian un vertedero ilegal en pleno Parque Nacional del Teide – Raúl Sánchez, El Día

Por la boca muere el pez

gobierno-venezolanos-evidenciado-revocatorio-maduro_ediima20160902_0182_18
Fuente: Agencia EFE

Las Mañanas de Cuatro, el programa matinal presentado por Javier Ruiz, se hizo eco de los testimonios recogidos en la víspera de la Diada. De nuevo, nos encontramos en un panorama donde varios Cids campeadores nacen para defender la unión del pueblo. La disimilitud reside en que a estos personajes contemporáneos no los podemos desterrar.

Tal afrenta la merita García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores en funciones.  Nos obsequió, tras hacer un balance de las reivindicaciones/celebraciones catalanas, con un  nácar tradicional del Partido Popular. “De una crisis se sale, un ataque terrorista se supera, pero la disolución de España es irresoluble”, alegó.

Sigo ingiriendo esta reflexión. Mi país es distinto al que perfila. Millones de maravillosas y únicas vidas arrebatadas por la barbarie no se devuelven con una varita mágica. Los homenajes del 11-S en Manhattan y en la Zona Cero devuelven imágenes, recuerdos, lágrimas… a los ojos de familiares. Sin ir más lejos. Asesinatos como los de Miguel Ángel Blanco marcan un antes y un después en la historia de la libertad y protección ciudadana. Para mí, una cuestión de desmenbración territorial cobra una nula importancia frente a la pérdida de vidas humanas. Para él, no sé.

Los escraches en las peticiones populares son prescindibles pero no ausentes. Por lo que ante la quema de banderas o retratos monárquicos se ha de ser competente por la vía jurídica y sancionar. Lo que no se debe hacer es comparar la mala costumbre de hacer las cosas con lo extremista de una fórmula nada humana.Y menos siendo un “ejemplo a seguir” para la opinión pública. Y si respecto a Margallo ando desencaminada y solo es un mero descuido comunicativo, que me permita darle un recado: quiero que le recuerde al responsable de comunicación popular queen el PP el pez ha muerto ya demasiadas veces por su boca.

Más info -> Los partidos catalanes, indignados con Margallo por equiparar la independencia con un acto terrorista – Público

 

La Historia en ruinas

Los isleños estamos rodeados de azul en nuestros litorales. Playas de arena al sur, callaos al norte, al igual que montañas volcánicas en el núcleo insular. Tenerife tiene muchisísimos encantos, los cuales comencé a describir hace poco con un arco con capricho. Hoy dejo a un lado la orografía característica de la Isla para dar paso a sus tesoros históricos. Hoy dejo a un lado el sur para no perderme el norte. Hoy te llevaré hacia la costa realejera.

IMG_20160813_161405

Antes de comenzar cabe destacar que es un lugar cuyo acceso está restringido por razones obvias. Son sorprendentes los cedes de suelo producidos. Y más te puede sorprender el vídeo que dejo boquiabiertos a los periodistas de The Sun, de la prensa británica. Por eso, y de antemano, expongo el riesgo que supone visitar estas ruinas al pie de acantilado.

 

¿Qué conocemos de esta longeva edificación? La Gordejuela fue una estación de bombeo ubicada en el Paraje Protegido de la Rambla de Castro. Este elevador de aguas cobijó la jornada laboral de muchos trabajadores en 1907. Sus propietarios pertenecian a la familia Hamilton, cuya empresa era la Hamilton & Co. Por su apellido queda claro que se trataba de empresarios extranjeros, exactamente, de Reino Unido. Desde allí, lograron transportar a este municipio la primera máquina a vapor de la Isla.

“Retumba un fragor que se suma al bullir de las olas; son las cascadas de Gordejuela, que se precipitan, en una sucesión de saltos, desde lo alto de la ladera para derramarse en transparentes cortinas de agua al pie del acantilado”. 

Sabino Berthelot

Williams_Gordejuela

El agua ascendía hacia un embalse situado a dos kilómetros gracias al empuje de las bombas de vapor. Estas cinco plantas convivieron con uno de los mayores nacientes tinerfeños. Este es un grabado de J.J.Williams donde se puede apreciar la gran cascada de esta costa vertical.

¿Por qué me gusta hablar de lugares escondidos como estos? La historia de Canarias no será igual de relevante que la de China o la de Cuba. No dejo de pensar que si nosotros como habitantes de un lugar, sea isla o península, no conocemos de dónde venimos, ¿quién lo hará? La Gordejuela es una página del libro que cada uno debemos guardar en nuestro estante. Ya que no queda casi nada de ella, ¿qué menos que conocerla mejor? La conocí hace poco. Me da pena que nadie se haga responsable de su mejora como patrimonio histórico-industrial. Me da pena que todo lo valioso muera.

IMG_20160813_161721