La denuncia sin eco

 

Tras disfrutar del Rally Isla de Tenerife en Arico, subir al Teide completaría un sábado productivo. No sólo por dar un ameno paseo por las reliquias paisajísticas que nos ofrece este Patrimonio de la Humanidad. Quería comprobar que los responsables del Parque habían actuado con profesionalidad. Quería comprobar la desaparición de dicho vertedero. Llámalo ojo periodístico o intuición. Al fin y al cabo sabía que esta entrada nacería. Nacería por la ignorancia. Un visto y no visto. Una noticia que, a pesar de acaparar varias portadas de periódicos, la olvidamos. La olvidamos y no nos paramos a pensar en ella. Igual de olvidados están los enseres que quedan en la ruta nº16 del Sanatorio. Pero que hoy me atrevo a devolver a la res pública.

Caminamos de veinte minutos a media hora hasta dar con las llamadas Casas del Sanatorio. Un conjunto de edificaciones dentro del corazón del grandioso núcleo de Tenerife. A la derecha, parece que estas viviendas están abandonadas. Investigando e investigando, encontramos un cuarto con una puerta de metal verde. Estaba cerrada por un conjunto de rocas. Solo un filo de luz nos permite comprobar que dentro hay un montón de residuos. Lo que nos hizo pensar que solo era la punta del iceberg. Tras caminar al lado de las limitaciones del terreno, nos sorprende algo no tan sorprendente. Estaba ahí. La réplica eco no hizo eco.

A mi me duele. Me duele que muchos senderistas tengamos que ver estas atrocidades. Y aguantar con ellas. Porque parece que los organismos aunque digan que sí, que de veras se preocupan por ello; no actúan con responsabilidad. Las denuncias públicas parecen no afectar a las personas competentes en  esta materia medioambiental. Ni a las principales instituciones. Ni incluso a muchos lectores, isleños como nosotros. En las primeras noticias que informaban del tema se dijo que no se podía hacer nada, que las casas eran de propiedad privada, de dudosa propiedad privada. Y lo que no me quedo claro fue: ¿hace falta demoler moradas para recoger los desechos? No creo que nadie demande su retirada. Se toman medidas como multas pero no se adoptan otras como la recogida, que NO CUESTA NADA.

Pero a mi si me afecta. Y no estoy sola. Hay miles de tinerfeños que disfrutamos de lo que nos ofrece la Isla. Y miles de turistas también. Fuera del ocio capitalista al que nos han acostumbrado. Fuera del argumento “eso es solo un trozo de plástico” o “por una botella no contaminamos nada”.  A parte de la CONTAMINACIÓN, dentro está el EGOÍSMO. ¿Porque no te guste caminar, vislumbrar nuevos rincones, tienes que molestarnos a los que si? A parte de reliquias, continúa la basura. Continúa el egoísmo contaminante afectando al caminante.

 

Publicado por

Itziarperc

El Periodismo es el oficio mas bonito del mundo. Y yo quiero formar parte de esa maravilla, comunicar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s