Entre las cuerdas

Tensión. Miles de personas te rodean. Gritan. Y no cesan en acercar la hora de tu perecimiento. Estás atado a unas cuerdas que no te dan libertad. Por tu parte, es involuntario y servicial. La cultura y la moral aumentan tu zozobra. ¿Qué has hecho para merecer tal deshonra? Muchos dicen quererte. Pero ese tipo de amores no deben hacerlo. Aunque digan que “eres de atractivo”, “perteneces al patrimonio español” alegan otros; lo cierto es que gozan con tu desdicha. Sin embargo, ese cabo que te ata no te deja huir de ese amor fatal aun llevándote en sus banderas o adornando el arcén sevillano.

Imagina que eso que te acabo de relatar te pasa. ¿Cómo reaccionarias? Olvídate de huir. No es la vía permitida. Tu vida pende de un hilo histórico. Y esta es la realidad que viven los toros en tu país. Si, la amada España. ¿Quién no querría vivir en un lugar donde el ser humano es omnipotente sobre el resto de seres vivos? Puedes matar a una hormiga y al toro de Lidia, que pesa entre 300 y 500 kilos. Eso sí, su fin no es el mismo. La alegría porque alguien te vuelva loco, haciéndote ir detrás de una tela,> no tiene precio. “Nos encanta venir a los toros” diría todo un amante de la tauromaquia.

Eso es lo que siente este animal. Sujeto a someterse dócilmente a los patrones impuestos. Nos cuentan que es una de las pocas conservas de antiguas culturas occidentales. Afirman que la corrida es todo un acto de respeto a la fuerza animal. ¡La tradición no justifica la crueldad! Y ni el aprecio ni el respeto son la esencia de la tortura a seres indefensos. No debemos caer en la espiral del silencio. Tampoco tolero posturas de izquierda como la de José Antonio González Pozuela, edil de Castillo y León. Se supone que el socialismo aboga por la libertad y los derechos sociales. Pero este alcalde quiere interponer un decreto para salvaguardar “el espíritu de la regulación de la ley de la tauromaquia”. Hablamos del conocidísimo toro de la Vega.

Hemos dado un paso más. De la Vega está indultado; no morirá. Pero no significa que sea un caso más. España aún anda escasa de conciencia aunque abundante de albores. Rectificar es de sabios, alardeamos. Mirémonos a un espejo. ¿Acaso no queremos ser el modelo de nuestra herencia? Vivir con el amor por los animales. Han coexistido con nuestra especie durante un año de cuyo número no puedo acordarme. Nos pueden ser fieles por un ciclo dilatado. Quiero recalcar la función del Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA), liderado por Silvia Barquero. Defienden lo indefenso: la fauna, el medio ambiente y la justicia social. El número de votantes se acentuó en las últimas elecciones. Un partido pequeño aspirante a calar en la opinión pública. Porque lo que creemos corto, en comparación con nosotros, puede tener mucha más mentalidad. Mucha más humanidad.

Vídeo: Pacma

Publicado por

Itziarperc

El Periodismo es el oficio mas bonito del mundo. Y yo quiero formar parte de esa maravilla, comunicar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s