Ella

  • Solo el 22% de las mujeres ocupan escaños nacionales
  • El 30% se encarga de las investigaciones

Ella se levanta cada mañana. Prepara el desayuno, las camas. Recoge las habitaciones y la ropa que anda por el suelo y el tendero. Ella lleva a los niños al colegio. Llega  a su trabajo unos minutos tarde. El jefe se lo reprocha. Se sienta y perfecciona su labor profesional durante las horas contratadas, fijando su mirada en el compañero que tiene al lado. Ella sale del trabajo. Regresa y pasa por la escuela, trayendo de nuevo a los niños a casa. Prepara la cena, les ducha. Ella recibe a su marido con una sonrisa nunca perdida. Pone la comida en los cinco platos a pesar de que sus manos estén cansadas y temblorosas. Ella prepara el pijama y acondiciona la casa pensando que estará mas organizada en el nuevo amanecer. Apenas le quedan diez minutos para sus cuidados propios ya que, el día llega a su fin. Sin embargo, su reloj continúa parado y no se da cuenta. La mujer ha sufrido lo estático, situaciones violentas que, en ocasiones, ignora por la educación que se ha dado desde eras remotas. Su condición femenina ha sufrido los estereotipos y sesgos de una sociedad patriacal que no ha cesado poniendo piedras en su jardín. Ella no percibe que su compañero recibe un salario mayor. También él ha llegado tarde pero eso nadie lo juzga. Al igual que nadie valora, durante el año, esos cuidados domésticos que da a diario. Solo se hace cada 8  de marzo. Y falla, una y otra vez, al pensar que lo hace porque es su deber. Lo mismo que hace cuando calla porque dos hombres hablan. Nos hacen sentir diosas, el género deseado para ponerse tacones y pintalabios. ¿Cuántos productos de belleza existen para los hombres? Desde casitas y carros de muñecas hasta cremas depilatorias, lo femenino ha sido obligado a seguir unas pautas. No eructes porque las señoritas no lo hacen. No digas palabrotas. No dejes de cuidar tu cabello. No te lo pongas tan corto. Te vas a poner demasiado gorda como sigas comiendo así.  Si eres mujer y no sigues estos consejos tan obsoletos, corres el riesgo de que te desprecien, con connotaciones como machona. Resulta atroz que el propio Diccionario de la Lengua Española no reconozca lo marginal -que si lo coloquial- de esta palabra. ¿Tiene una mujer que sentir mucho mas el amor hacia sus hijos, en comparación con el padre? ¿Tiene una mujer que cesar su lucha por la igualdad a causa del temor a ser tachada con el neologismo feminazi?  ¿Por qué hay mas títulos de libros escritos por hombres? ¿Por qué nos dicen ser el sexo débil? ¿Acaso los hombres, en general, tienen miedo a sentirse menos varones? ¿Qué de despectivo tiene que lo llamen afeminado? Incógnitas que siguen sin resolverse. Porque alguien ha querido imponerlo asi. Porque ese alguien no ha querido reconocer que no es que haya mujeres débiles sino hombres acobardados.

“Ella es pared, río, plomo.

Ella es ventana, mar, oro.”

I.P.

No duden en visitar:

 

 

Publicado por

Itziarperc

El Periodismo es el oficio mas bonito del mundo. Y yo quiero formar parte de esa maravilla, comunicar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s