La marea naranja llega a Canarias

Albert Rivera sostiene entre sus manos un guion. Lo dobla y lo despliega mil veces, haciéndole perder utilidad alguna. La espontaneidad con que intenta hacer llegar el mensaje de esta “ruta ciudadana” no le somete a las directrices que dicta el papel.

Una luz tenue de color naranja ilumina la Sala de Cámaras del Auditorio de Tenerife. Son las 11 y media de la mañana en la capital. Una azafata invita a tres hombres que ocupan el escenario a ocupar sus asientos en primera fila. La voz del candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno anuncia que no caben más personas en el palco de butacas. Fuera 350 siguen por pantallas lo que ocurrirá dentro. El militante se ha encargado, previa entrada, de saludarles personalmente. Desde Internet lo harán otras 500 más.

“¡Presidente, presidente!”. Rivera, laureado, baja las escaleras como un noble que defenderá su feudo. De fondo, una sintonía dinámica y juvenil invade el espíritu que propaga cada uno de los que esperamos a que comience esta “ruta ciudadana”. Antes tienen cabida los dos candidatos a representar a Canarias en el Congreso: Saúl Ramírez (Gran Canaria) y Melissa Rodríguez (Tenerife). El primero, basa su discurso en agradecer y alzar la figura del catalán. “No se trata de diferenciar, se trata de sumar”. A pesar de que Melissa Rodríguez transmite simpatía con su sonrisa y mirada, se torna seria al hablar de las desigualdades que existen en el archipiélago.

España ha tenido años clave en el desarrollo y evolución de la democracia. Un vídeo, previa puesta en escena del líder, nos hace partícipes de ello. 1812, “la España que soñaba con que los españoles fuéramos ciudadanos.” 1936 fue un año contaminado por “odio, rencores y venganza entre hermanos”. “Nos volvimos a sentar en la mesa para construir juntos una España de ciudadanos libres e iguales”, añadía a 1976. La imagen de Aznar llega a nosotros mientras, por el sentido auditivo, escuchamos: “una España moderna y de posibilidades”. Una instantánea que cambia con Zapatero (2004) y Rajoy (2011), de los cuales se habla de “promesas incumplidas” y, “falta de liderazgo y ambición”. Nos convence implícitamente de que a Rivera le faltan estas carencias. Entre silbidos y aplausos, el escenario ya soporta el peso del líder.

“Hemos dormido poco. Unas 4 horas durante el viaje”. Sin embargo, presenta una imagen bastante cuidada, y simpatizante con la lucha contra el SIDA (sobre su pecho, un lazo rosa); alejada del aspecto que veíamos al principio. Es el líder mejor valorado, según la última encuesta electoral del CIS. La misma encuesta refleja que está ganando terreno en las Generales y él cree que la causa radica en dicho “proyecto común” y en la elaboración de “un programa para toda España”. O, de otro modo, porque sí firmaron el Pacto Antiterrorista – “Podemos e Izquierda Unida no lo quieren”- o porque simplemente no le interesa solo quitar a Rajoy de su puesto, “como si intentan en el PSOE o Podemos”. Albert Rivera quiere diferenciarse de los demás candidatos, no quiere ni prometer ni derogar -él se compromete, no promete. “Sobre todo hacer y no decir solo lo que queremos hacer”. Se ve en el ojo del huracán. Dibuja un globo terráqueo imaginario. “Estamos en el centro de todo”. En el debate o en el Congreso, “desde el centro es más fácil dirigir”, convencía, con un problema de sordera, de escuchar y de ser escuchados, entre los dos extremos políticos. “Un problema de goteras no se resuelve con una mano de pintura roja o azul. Se necesita un permiso de reformas que pedimos que nos den, mediante el derecho al voto, para poder reformar”.

Canarias es un archipiélago cuyos habitantes se sienten aislados de lo que se cuece en la Península -valga la redundancia- ya sea por motivos productivos, educativos, culturales, sociales… Uno de los temas candentes es el régimen de la Ley Electoral. Las redes sociales han echado humo en las últimas elecciones autonómicas por su injusticia. Rivera no lo ha querido pasar por alto. Desde que salen esas dos palabras por su boca, el público comienza a aplaudirle. “No vale que los votos de unos se tiren a la basura y los de otros se multipliquen como los panes y los peces”, comentaba. Él quiere cambios en este aspecto. Cambios que se llevan a cabo en Murcia, por ejemplo, en la misma traba. Tampoco quiso hacer la vista gorda ni perder los aplausos con el particular Régimen Económico y Fiscal. “No es un privilegio es una necesidad” sobre la que tratará de equilibrar los desequilibrios.

sdrhytr
En el centro, Albert Rivera. A su izqda., Melissa Rodríguez y, al otro lado, Saúl Castro; entre seguidores y militantes.

El 20 de diciembre puede marcar un claro cambio en la etapa democrática de nuestro país. “Gane quien gane, el 21 de diciembre hay que hacer muchas cosas juntos”. Esta es otra de las manifestaciones de preocupación del candidato. Un candidato ansioso por maquinar en el Congreso en nombre de todos y cada uno de los españoles. En el Auditorio era palpable la relevancia que tiene la ‘unidad’ para Rivera. Mientras se llevaba su mano al pecho afirmaba que los demás militantes eran sus “compatriotas”. Tiene un trasfondo patriótico en su sangre. “Quiero ser el presidente de todos los españoles incluso de los que no me votan”. A Rivera le invade su deseo por llegar a convencer a los no convencidos (mujeres y mayores de 65 años, en especial). Ese proyecto común del que habla tanto “integrará a todos en la nueva etapa del cambio”.

Rivera iba finalizando su mitin destacando el crecimiento y fortalezas de esas pequeñas empresas que ahora son grandes. Y aunque no hablemos de casualidades, es curioso que Ciudadanos haya crecido como ellas. Antes, un partido pequeño que se mantenía como la “marca blanca” del Partido Popular y tras la sombra de Podemos. Pero que, ahora, se ha convertido en una de las tres fuerzas políticas del país. Busca anclarse al fondo de las aguas del archipiélago. La marea naranja llega a Canarias.

 

 

Imagen: http://www.lacerca.com

 

Publicado por

Itziarperc

El Periodismo es el oficio mas bonito del mundo. Y yo quiero formar parte de esa maravilla, comunicar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s