Un día, partes de Siria.

Una mañana, te levantas. Escuchas, de camino al trabajo, como en la radio se abre un debate sobre si acoger a 17 mil personas es la solución adecuada. Previamente, hemos sufrido una grave crisis, llena de recortes en los derechos de todos y cada uno de los españoles. Largas colas a las puertas de las oficinas de empleo. Cortos presupuestos para mantener un negocio que te ha durado toda la vida. Tanta incertidumbre para que luego, 17 mil personas tengan libre acceso a la educación, sanidad, empleo, ayudas, etc.

Una mañana, te levantas. Escuchas, mientras intentas dormir, el estallido de bombas como si el cielo se rompiera. Temes por tus hermanos pequeños, por tu madre que los intenta calmar aunque sea la mas asustada. Por los abuelos, que apenas pueden moverse si alguien del ejército yihadista entra violentamente. Previamente, tu padre se encargó de intentar buscaros un futuro mejor, lejos de la oscuridad. Y aunque, la oscuridad te haya amenazado día y noche, poniendo tu pueblo patas arriba y alejándote de muchos seres queridos, te volverás a encontrar con ella, en el mar. Un día, partes de Siria. Tienes la esperanza de cambiar tu panorama.

4 millones de buscadores de seguridad
4 millones de buscadores de seguridad

Después de miles de minutos sobre una especie de barco y cuatro años de guerra que dejas atrás; ves luz. Siguiendo la ruta del Mediterráneo y dejando muchos cuerpos sin vida por el camino náutico, te adentras en otra esfera. Llegas a territorio griego e intentas llegar hasta Macedonia. Con numerosas paradas para intentar beber un poco de agua para continuar caminando y que no anochezca. Hungría es el punto esencial: es una entrada en la que el espacio europeo permite la libre circulación de personas. Al día siguiente, desde Budapest, intentas viajar en trenes repletos de gente, hacia el norte de Europa para llegar al final de la Odisea: Alemania o Reino Unido. En pocas palabras, dejas tu vida por Europa.

Muchos días en el campamento, sin recibir información alguna. Luchando contra las alambradas que han instalado en cada frontera. Rogando a la policía fronteriza que deje pasar a tu anciana abuela y a tu madre, las cuales se han quedado al otro lado. Sin embargo, y a pesar de la solidaridad que han mostrado miles de personas, aun hay gente que quiere que continúes pasándolo peor.

Luchan por saltar las vallas fronterizas
Luchan por saltar las vallas fronterizas

Aunque yo no sea siria ni haya sufrido una guerra en mi propia piel, empatizo con los mas de 4 millones de refugiados que han vivido esto. Este post que se me queda muy corto porque en realidad, lo que sufren es peor que mis palabras. Me da mucha rabia la injusticia porque…

Una mañana, te levantas. Ves, en los informativos, periodistas haciéndole la zancadilla a gente que corre hacia la esperanzadora meta. Ya no solo es en este caso desagradable. Porque muchas personas en las redes sociales ponen zancadillas del tipo “España está bastante mal. Que den trabajo a los de aquí y que los de fuera regresen a su país”. En pleno siglo XXI, es bochornoso que se tenga esta mentalidad. La crisis nos ha vuelto egoístas y egocéntricos, siempre buscando nuestro propio bien. En plena Guerra Civil, muchas personas huyeron a América, principalmente a “refugiarse” del control ideológico y de la dictadura. Y fueron acogidos con los brazos abiertos, seguramente.

Pero, señores, ustedes no se han levantado con una bomba como despertador. Yo estoy de acuerdo en la descripción de la situación en la que se encuentra nuestro país. No es la ideal. Eso no quita que le tengamos que echar la culpa a los demás de la penosa acción del Gobierno. Porque ha sido el mismo que ha dejado en la calle a muchos empleados, a muchos

Caritas aportando su ayuda
Caritas aportando su ayuda

niños sin desayuno y a muchos enfermos sin sus medicamentos. Pero, no caigamos en la corriente racista, por favor. Tenemos que entender la situación por la que esa gente ha sufrido pérdidas de sus personas y cosas mas valiosas, dejándolo todo atrás. En pocas palabras, tenemos que cambiar esa mentalidad, laureando la acción de Shave The Children, Caritas, Cruz Roja, …, en general, de todas las organizaciones que prestan su tiempo y ayuda.

No nos lleva por ningún camino ya que, es injusto culpar a 4 millones de inocentes. Quienes no han originado la crisis económica ni que nos echen del trabajo. Si tenemos que reclamar algo, que sea al Gobierno por nuestra situación y, no por intentar ayudar a 15 mil personas, aproximadamente, que huyen de una auténtica guerra. Porque un día, podrás partir de España en las mismas condiciones. Y, al igual que ellas, buscas una meta esperanzadora.

Publicado por

Itziarperc

El Periodismo es el oficio mas bonito del mundo. Y yo quiero formar parte de esa maravilla, comunicar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s